“No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio.” Charles Darwin

Siempre he pensado que como Traders, no deberíamos obsesionarnos con las cornadas o zarpazos del mercado. Éste es soberano y ¡jamás hay que discutir con él!

El mercado hace lo que hace y siempre mantengo en mis artículos de opinión, que nosotros operamos, buscamos patrones con el análisis técnico y aquellos patrones con elevadas probabilidades de cumplirse son los que elegimos para operar, entre otras variables.

El hecho de ser o considerarse un buen analista, no es suficiente. Mi experiencia me cuenta que el análisis es el primer paso, pero buenos analistas están vendidos al mercado puesto que no saben de qué forma reaccionar ante las adversidades. El Trader opera, y eso significa que primero debe encontrar un patrón, posteriormente debería determinar el tamaño de la posición y finalmente cortar la pérdida y dejar correr la ganancia. Si tenemos todos los pasos muy claros y podemos actuar de un modo mecánico buscando una probabilidad estadística a nuestro favor, es probable que como dice Warren Buffett; ¡primero no perdamos dinero y segundo, no olvidemos la primera regla!

Los que mueven y manejan el cotarro, son aquellos que tienen el dinero y éstos, no son más que los fondos soberanos, los fondos de inversión, los fondos de pensiones, los hedge funds, los fondos de capital riesgo, los insiders, etc. Este tipo de “inversor”, habitualmente especula allá dónde hay más rentabilidad. Por ello, en el momento en que la cuenta remunerada a corto plazo, como instrumento de rentabilidad tiene un rendimiento del 4,5%, el inversor vende deuda a largo plazo, por ejemplo al 5% para invertir a la vista. Siempre es una cuestión de rentabilidad, riesgo y disponibilidad. En el momento que eso sucede, la bolsa suele estar cara con PERES elevados y con bajas rentabilidades por dividendo. La rentabilidad por dividendo es simplemente el porcentaje de beneficio entre la cotización. Por ejemplo, si Telefónica paga 1€ de dividendo y cotiza a 10€, la % por dividendo es del 10%, sin embargo, si cotiza a 20€, dicha rentabilidad por dividendo es del 5%.

Es lógico pensar que en el pico de mercados de tipos de interés hay abundancia monetaria, lo que sugiere que las empresas ganan dinero, la bolsa sube y los consumidores ven en el precio de los activos (casas y bolsa), un efecto riqueza que empuja a las compras apalancadas. En la parte baja del ciclo económico, los tipos de interés bajan para que las empresas tengan acceso a la liquidez y así mejorar el mercado laboral. En ese entorno, la Renta Fija a corto plazo pierde atractivo y los inversores van a buscar la parte larga de la curva. En ese momento, las acciones ya se han desplomado y los inversores van a buscar rentabilidad por dividendo.

Parte alta del ciclo económico:

Renta Fija a la vista: 4,5%

Renta Fija a largo plazo: 5%

Rentabilidad por dividendo: 3,5%

Parte baja del ciclo económico:

Renta Fija a la vista: 1,5%

Renta Fija a largo plazo: 8%

Rentabilidad por dividendo: 7,5%

Como podemos comprobar, el dinero es inteligente, ¡siempre sucede así! Lo mismo pasa en casos específicos como los que analizamos ahora con la deuda soberana. A pesar de que queramos culpar a veces al mensajero, como por ejemplo, las agencias de rating o a los bajistas, el problema real es de estructura económica. Como economista, la teoría económica me dice que las crisis financieras vienen dadas tras un ciclo expansivo del crédito especulativo y no productivo. Los ciclos económicos especulativos son formados por el ansia de dinero fácil, lo que suele terminar en una burbuja en los diferentes precios de los activos. Cuando llega la recesión, se produce la destrucción de valor y las entidades financieras sufren hasta purgar las pérdidas provocadas por comprar a precio de oro activos sin valor.

Siempre he mantenido y discutido que los bajistas dan liquidez a los mercados, y regulan las aberraciones en los precios, ya que el dinero inteligente va siempre allá donde hay oportunidades.

Llegados a este punto, podemos deducir que al final el mercado siempre tiene la razón y éste no es un monstruo que intenta aniquilar empresas y estados. El mercado es un lugar en el que se especula con la idea de ganar dinero. Aprovechando flaquezas o fortalezas de diferentes activos. ¡Ni más, ni menos!

 b2ap3_thumbnail_1_20140613-090951_1.png

Como sabemos, el mercado de deuda pública ha presionado a los políticos hasta el punto de que en el arco mediterráneo hemos acontecido a un cambio en la mayor parte de gobiernos y hemos visto cómo éstos gobiernos han tenido que tomar decisiones antisociales para mejorar el sistema productivo. Este mismo mercado, lleno de voracidad, ha premiado a Alemania para que pueda financiarse a un coste ridículo y este mismo mercado es el que hoy apremia a España. No nos engañemos, los bajistas dan liquidez al mercado y a parte se encargan de rectificar las atrofias de un país o de una empresa. Gracias al mercado, las empresas logran sobrevivir y los estados toman medidas drásticas y antisociales, con sentido estatal incluso y no partidista.

Hoy hemos visto como no hay que acusar al mensajero y centrarse en el mensaje. Hoy aplaudimos al mercado, mañana ya se verá. Pero no cabe duda de que el bajista es un jugador crucial y vital para la salud de nuestro sistema económico, como hemos podido observar en el desenlace del mercado inmobiliario, puesto que peor que un mercado bajista, es una burbuja alcista, ¡nunca lo olviden!

Esta semana he observado un nuevo tramo impulsivo en el mercado, con subidas por parte de los principales índices de los diferentes mercados y respondiendo a la eterna duda que cuestionamos todos los operadores; ¿es posible subir en España con un mercado americano desplomándose? La respuesta es clara; ¡el mercado hace lo que tiene que hacer! y si bien es cierto que ahora toca pauta impulsiva, el fallo de amplitud sigue vigente y la no confirmación del Composite al SP 500 y al Dow Jones, se completa con un 45% de compañías americanas marcando nuevos máximos. 

b2ap3_thumbnail_2_20140613-090953_1.png 

El mercado sigue marcando distribución, y mientras ello suceda podemos cohabitar con un mercado marcadamente alcista en Europa en general y en España en particular. Ahora las bases están sentadas y como Traders nos fijamos en los riesgos y oportunidades que nos ofrece nuestro querido mercado, y hoy desde Blackbird estamos convencidos de que el mercado a largo plazo en Europa presenta muchas oportunidades, pero en USA hay un agotamiento, que le pese a quién le pese, sigue latente y puesto que estamos en desarrollo de pauta impulsiva, dejaremos de lado las compras en USA y seguiremos acechando el precio por si el mercado nos sugiere que es necesario abrir operativa bajista y aprovecharnos de una exageración en el precio más cercana a la del 2.000 que a la del 2.008, liderada en parte por la ingente inyección monetaria de la FED y por una codicia del público general que empieza a ser excesiva y que nos recuerda, a los que somos bajistas en USA, que algo importante podría estar cerca de llegar. En España dejaré correr las ganancias, esperando que los 11.170 puntos, que ya advertí que consideraba innegociables, sirvan de freno o bien de catalizador, para que el selectivo complete la crisis de deuda, recuperando los 12.200 puntos y dando por cerrada la crisis de deuda soberana recuperando los niveles que el precio abordó antes de que Europa, se enfrentara a la bancarrota.

Como siempre mantengo; ¡dejaremos que sucedan las cosas y actuaremos en consecuencia, en la reanudación de un tema, el Tapering, que garantizo dará que hablar!

A CAPITAL RV SICAV

Zona Premium

Próximos eventos de análisis

Regístrate Gratis

Breaking The News, Webcasting de análisis en directo!

Quien está en línea

Hay 90 invitados y 11 miembros en línea