NOTAS DE ANALISIS

Golpe en la mesa de Telefónica en UK

Telefónica «resuelve» el quebradero de cabeza en UK con la fusión de O2 y Virgin Media.

Telefónica entró en el mercado británico de telecomunicaciones con la compra de la empresa de telefonía móvil O2 en 2005, propiedad hasta 2002 de British Telecom. La compra se saldó por 26.000 millones de euros y fue financiada con deuda. Una decisión que con el paso de los años se ha convertido en un gran lastre para Telefónica, y para sus accionistas.

La empresa de telecomunicaciones lleva años, sin éxito, intentando desprenderse de su filial británica O2 para poder reducir su abultada deuda, a cierre del 1T2020 asciende hasta los 38.223 millones de euros. En 2014 fracasó su intento de venta a British Telecom, en 2016 la Comisión Europea (CE) prohibió la venta de O2 a Hutchison por 13.500 millones de euros y el Brexit trunco la salida a bolsa O2, operación que es su día se valoró por 11.000 millones de euros.

En noviembre de 2019, Telefónica decidió cambiar el rumbo de sus filiales con la  presentación de su nuevo plan estratégico en el que reestructura la compañía y focaliza su estrategia en sus cuatro países clave; España, Brasil, Alemania y Reino Unido Lo que suponía un cambio en su estrategia para O2, pasando de ser una negocio en venta, a convertirse en un negocio a potenciar.

Telefónica anunció ayer la firma de un acuerdo con Liberty Global, para fusionar Virgin Media, líder en el mercado del cable británico, con O2 que es la mayor plataforma móvil del país, dando lugar a un operador integrado de servicios fijos y móviles. La joint venture estará participada al 50% por ambas compañías.

Con esta operación Telefónica cumple, en parte, con sus objetivos marcados en el plan estratégico:

Fortalecer la inversión y crecimiento en sus cuatro mercados principales

La joint venture participada al 50% por Telefónica dará lugar al mayor proveedor integrado de servicios fijos y móviles del Reino Unido, permitiendo la expansión de la red de alta velocidad de Virgin Media y el despliegue de red 5G de O2. La fusión permite a la nueva empresa competir el liderazgo del mercado británico con British Telecom. La cuota de mercado del la unión de Virgin Media y O2 será del  34%, superando la cuota de British Telecom con el 32%, y muy por delante de otros operadores como Vodafone y Three.

También se establece un plan de inversiones de 10.000 millones de libras durante los próximos 5 años que permitirán innovar en este entorno digital tan cambiante.

Reducción de deuda 

El negocio de O2 se aportará libre de deudas, mientras que Virgin Media aportará 11.300 millones de deuda neta. Esto permite mediante un sistema de recapitalizaciones que Virgin Media compense a la teleco española con 6.500 millones por la deuda de Virgin Media que absorberá la nueva sociedad. La totalidad de los 6.500 millones irán destinados a reducir la deuda financiera neta de Telefónica.

Telefónica saldrá reforzada

La multinacional española con esta operación resuelve uno de los mayores quebraderos de cabeza en los últimos años,  su filial en el Reino Unido, posicionando la nueva joint venture como líder del mercado británico, con British Telecom, y pasando a ser un operador integrado de servicio, no solo una compañía de telefonía móvil, además, ganará músculo para poder realizar las importantes inversiones previstas en el país que permitirán impulsar su crecimiento.

El segundo pilar es la reducción de deuda, cuando se cierre la operación hacia mediados de 2021, Telefónica dispondrá de 6.500 millones de euros para rebajar la deuda del grupo, uno de los principales focos de atención de los inversores, que sin duda han lastrado la evolución en bolsa de la compañía en los últimos años.

BLACKBIRD BANK
operativa@blackbird.es
No Comments

Post A Comment

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.