Sigue oliendo raro en Dinamarca

El mes de octubre, estacionalmente tan positivo como negativo suele serlo septiembre, ha resultado realmente impactante. Algunos índices bursátiles marcan nuevos altos históricos pese al inquietante movimiento de ida y vuelta del mes previo. Pero lo hacen con volatilidad creciente. Lo hacen, como he venido comentando, muy cerca de lo que hemos llamado el “muro de acero”, de una brutal resistencia de largo plazo que viene definida por las crestas ascendentes del mercado desde 2009 como podemos ver en el segundo de los gráficos adjuntos. 

Inquieta mucho que durante las últimas dos semanas los precios hayan seguido escalando sin descensos en la volatilidad. Ya no se trata de que los precios suban y no se vean acompañados por descensos de volatilidad. Se trata de altos en los precios con alzas de la volatilidad. Y sin embargo, los índices escalan, y alguno como el IBEX35 se permite romper una amplia consolidación que, para un chartista que no se complique la vida, es una señal de compra. Nada despreciable la ruptura de grandes resistencias en una de las partes más castigadas del mercado en 2021: el sector de energías limpias.

En lo que respecta al mercado norteamericano, las circunstancias no son distintas. Nuevos altos históricos en el Nasdaq. Sucedió sin que el contrato de futuros FANG -que es algo más que las FAANG, todo sea dicho- rompiera su resistencia ascendente y con la volatilidad ascendiendo en lugar de marcando nuevos mínimos como sería deseable. La oportunidad de ruptura bajista de la volatilidad, abierta hace dos semanas sobre su soporte con el apoyo que podía proporcionar un movimiento del índice hacia máximos, no se ha dado. Podrá darse, pero de entrada tenemos un problema porque ahora el mercado está en niveles complicados si nos fijamos en lo que rodea al Nasdaq.

El Dow Jones de Transportes, tras un impresionante rally, ha llegado a sus altos históricos. Y en éstos se produjo una violenta recaída el pasado miércoles. Es un problema mayor el que se deriva del Russell2000, que no ha acompañado al índice Dow Jones de Transportes a máximos y sigue en una lateralidad que dura ya nueve meses. Y al Standard & Poor´s 500 total return lo tenemos, quiero mostrarlo una vez más, en las inmediaciones de una gigantesca resistencia de largo plazo. Haber liquidado su patrón envolvente bajista no me parece suficiente para respirar tranquilos, aunque desde luego anula los pocos argumentos en precio que tenían los osos.

La tendencia es la tendencia, pero en ocasiones un analista técnico -por lo de analista, obviamente-, debe considerar si ésta está en riesgo. Muy especialmente cuando hablamos de enormes tendencias que pueden ser ampliamente corregidas sin verse realmente alteradas.

BLACKBIRD BANK
operativa@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.