¡La irreverente excusa de Mr. Market!

“Tuve que eliminar conocimiento para hacerle espacio a la creencia”. Immanuel Kant

Créanme cuando les digo que la dificultad es una excusa que la historia nunca acepta, y por consiguiente todo vicio la trae lamentablemente siempre implícita. El único hombre que es realmente libre es aquel que puede rechazar una invitación sin hacer uso de ellas. Muchas personas desaprueban lo que no son capaces de hacer y de facto se sumergen en un estado de guerra interna que sólo les servirá como excusa para su propia tiranía. Al fin y al cabo el «etcétera» es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes. Y la ignorancia señores, jamás debe ser excusa. Bienvenidos a la irreverente excusa de Mr. Market.

La semana pasada les exponía una tesis que me viene atormentando durante las últimas semanas; ¿acelerón en tendencia o corrección? Por supuesto, jamás hago de reflexión tortura, pues soy exageradamente consciente de los sesgos que dificultan mi trabajo como trader y particularmente este predictivo, lo hace. Sin embargo, la propuesta operativa que nace de una hipótesis tiene siempre que enfocarse dentro de un marco práctico para su utilidad, puesto que en el mercado a veces las cosas que aparentemente son obvias… se convierten en una endemoniada máquina de matar cuentas.

No en vano, el beneficio aleatorio del que presumen muchos operadores novatos en bolsa suele salirles carísimo, y es que algunos todavía no se han dado cuenta de que el mercado se mueve en tendencia y eso ciertamente supone una ventaja súper esencial, pero a su vez un riesgo en potencia si no somos capaces de comprender que el éxito de un buen Trader no es ser rentable en “una” tendencia, sino más lo es serlo en el transcurso de varios mercados alcistas y bajistas. Y de eso nosotros sabemos un rato.

Volatilidad

Ay, Mr. Market… irreverente y ansioso, siempre en busca de una excusa barata que justifique lo injustificable. ¡Ah!, ¡sí! Creo que le llaman ¡volatilidad! Y es que los argumentos que se postran delante del ajuste técnico vivido durante esta semana, han sido en balde durante la segunda, la tercera, la cuarta y la quinta ola del coronavirus. Y es que la vuelta a los confinamientos forma ya parte de la normalidad, y de la misma manera que la quiebra de Evergrande supuso en cierto modo un alivio para la presión inflacionista, cualquier paso atrás les servirá como excusa a los bancos centrales para no ceder ante la amenaza de una inflación que necesita que todo salga bien, para forzar a los bancos centrales a hacer lo que no quieren hacer. Rebuscado, ¿verdad?

Obviamente sabemos que el debate científico ya no está en la autorización de la vacuna, como tampoco en su suministro, ahora el debate científico del coronavirus se explica desde la autorización de medicamentos y tratamientos contra las enfermedades graves, así como el endurecimiento de medidas para forzar a la sociedad a vacunarse. Pero queda claro que lo peor de la pandemia hace meses que se ha superado, sin que eso haya entorpecido ni un ápice la tendencia en las bolsas americanas. ¿Acaso algo parará el beneficioso plan de estímulos de Biden y del ‘New Generation Fund de Europa’?

Es difícil que la tendencia alcista secular que vivimos se tuerza en la antesala de las inyecciones fiscales más grandes de la historia, ¿no creen? Así pues, sigo insistiendo firme en mis ideas, puesto que la corrección vivida esta semana ni siquiera derrumba la idea de aceleración en tendencia señores, algo que necesitaría de algunos meses de proceso de ajuste para enturbiar lo que todavía puede suceder antes del cierre de año, si bien es cierto que una corrección en tendencia sería sin duda más que un problema, una solución que diera sostenibilidad a la tendencia alcistas más espectacular de toda nuestra era. ¡Pas mal!

Dicho todo lo cual, ¿no parece claro que a Mr. Market el único virus que le importa es el de la liquidez? Así es de irreverente mi queridísimo mercado, con sus excusas justificativas que nos invitan siempre a tratar de razonar lo que no tiene ninguna razón, y es que la volatilidad se ha convertido en un elemento místico del que hacemos absurdo acto de fe. Por mi parte, considero que debería ser norma comprender que dicha volatilidad y la incertidumbre forman parte del hábitat natural de nosotros como Traders.

Pero, ¿quién soy yo para cuestionar al bueno de Kant? cuando afirma que a veces como seres humanos tenemos que eliminar conocimientos para hacer espacio a la creencia… Pues soy Gisela Turazzini y no estoy en absoluto de acuerdo. Hacer actos de pura fe forma parte de mentes débiles que tratan de creer en lo injustificable dejando de lado lo pragmático y no lo místico, y es que en esta vida la fe ha intentado explicar siempre lo que la ciencia todavía no es capaz.

Dando razones obvias para aquellos que como yo, pensamos que la única fe existente en nuestra vida es la razón, y la razón nos explica hoy, que Mr. Market ha dejado de lado cualquier tipo de argumento mediante un acto de fe sobre una tendencia que más que impulsarse por argumentos, lo hace por puros y duros excesos. Y eso, o lo saben anticipar o sólo esperen ser tristes víctimas de tal irreverente legado operativo. ¿Un último consejo? derroquen su fe.

Gisela Turazzzini, Blackbird Bank owner founder CEO.

 

Blackbird
marketing@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.