¡Un virus llamado FED!

En cierto modo encuentro lógico que algunos de ustedes piensen que el rebrote del covid-19 puede derrumbar las bolsas nuevamente. Esta suposición, provocará cierto miedo entre los inversores, que probablemente se irá agudizando a medida que la corrección sea más profunda, pasando del miedo al terror y del dolor al arrepentimiento. Y es que el oficio del trader parte de la anticipación y del control emocional, que se simplifica simplemente con hacer lo correcto habitualmente en contra de la mayoría, y créanme, ¡no es fácil!

Pero este comportamiento no es nuevo, es más, les diría que la bolsa funciona de esta manera desde tiempos ancestrales, y lo cierto es que el control emocional es absolutamente clave para poder sobrevivir y sacar tajada de Mr. Market. Nuestro debate actual en Blackbird Bank no es si vender todas nuestras posiciones y dormir tranquilos, o bien buscar cortos. ¡Ahora es tarde! Nuestro principal debate parte más de entender en qué situación está el mercado y qué operativa podemos desarrollar de cara a las próximas semanas, puesto que como les he ido advirtiendo en las semanas anteriores, ¡algo olía a podrido en Dinamarca!

Lo cierto es que la situación de ruptura en bloque por parte de los principales índices bursátiles del mundo, se sucedía a la vez con una situación adversa de los principales indicadores de sentimiento contrario, y de un VIX que lejos de relajarse emprendía el camino del dolor. Y aquí es donde un trader profesional debe lidiar con la triste realidad de que a lo largo de la historia del trading, se ha perdido más dinero preparándose para las correcciones o tratando de anticiparlas, que el dinero perdido en las propias correcciones. Y es que el miedo inadecuado no ayuda a tomar buenas decisiones señores.

La clave consiste en ajustar el stop en las posiciones ganadoras y darles la oportunidad de la tendencia, dejando que sea el mercado el que decida por nosotros. Ahí es cuando todo proceso expansivo nos permite tener el estómago suficiente como para darle una oportunidad al precio para que siga creciendo, o bien tener un plan B que nos sujete de la volatilidad en caso de que las cosas se tuerzan, y pensar que eso pueda suceder en los niveles actuales de cotización no me parece para nada ninguna osadía.

En Blackbird seguimos el proceso de reducción del riesgo mediante la clara idea de que lo que aconteció la semana pasada debería tener continuidad, y que la vuelta al rango de los índices bursátiles más industriales no es sino un aviso para navegantes de que el miedo al virus tortura a los alcistas. Pero no estoy hablando de la variante omicron, está claro que durante 2021 bajo la incógnita acerca del suministro de las vacunas y la incerteza de su efectividad, las bolsas han logrado recorrer el camino alcista sin despeinarse.

Pensar ahora que el ajuste se debe al miedo de una nueva oleada del coronavirus, me parece sin más no, ridículo. Y es que el trading es miedo, incertidumbre y dolor ¡háganse a la idea! Así son las cosas, cualquier excusa es buena y cualquier suceso es entendible, cuando por más que se haya repetido sin afectar ni siquiera la tendencia, no deja de causar terror. Pero ¡ojo! sí que es cierto que existe, como les decía, un temor al virus por parte de los mercados y ese virus no es el covid, ¡es la Fed!

No estoy aquí para sacar pecho de mis advertencias recientes, ni tampoco para contarles lo bien que va mi posición corta. Estoy aquí para seguir contándoles que el mercado no va a terminar así, y que la volatilidad nos va a brindar una nueva oportunidad de enfrentarnos al miedo de muchos con astucia, bajo el amparo de la teoría de Dow y comprendiendo que de la misma manera que marzo de 2020 nos brindó una espectacular oportunidad alcisa, podríamos estar ante un nuevo rebrote de la volatilidad en la que si el VIX se sitúa por encima de los 30 puntos, podríamos vivir una opción interesante de reconstruir nuevamente la cartera que tan felizmente hemos ido liquidando a medida que las tendencias de los valores más fuertes se iban agotando.

Ahora nos queda lidiar con la palabra de Mr. Powell, el renovado presidente de la FED. Un hombre decidido a combatir los excesos, pero muy consciente de su dificultad y del enorme reto que supone retirar nada menos que ¡8 trillions de dólares de los mercados financieros sin hundirlos! Como nos enseñó en 2018, no le temblará el pulso para hacerlo, pero a su vez, tampoco le hará ascos a rectificar si el mercado así se lo pide, ya sabemos lo exigente que se pone el Mr. Market.

Así pues, con Powell al mando se abre un nuevo horizonte, el de la cordura y la esperanza de saber que el verdadero virus que importa en las bolsas es la FED, y que si somos conscientes de los verdaderos riesgos que se esconden en el trasfondo de un mercado que en la última década ha nadado en la abundancia de la demanda, tal vez entendamos que la clave para ganar dinero con las acciones será simplemente no temerlas y mucha paciencia. Bienvenidos a la era de la volatilidad, ¿me acompañan nuevamente?

Gisela Turazzzini, Blackbird Bank owner founder CEO.

 

Blackbird
marketing@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.