Las bolsas podrían haber salvado el cuello

Hemos dejado atrás una semana de infarto. La semana arrancaba muy inquietantemente, con el DAX alemán resquebrajándose en tendencia; como lo hiciera el Russell2000 norteamericano en enero. El jueves por la mañana, las cosas se ponían francamente mal, con un hueco de apertura que debía ser de ruptura, confirmando un viaje más allá del corto plazo dominado por los bajistas, o de agotamiento, reforzando el escenario por el que estaríamos en una especie de movimiento lateral una vez rechazado el mercado en esas resistencias ascendentes de largo plazo que he denominado como el muro de acero.

Y es que, de la mano de la agresión rusa sobre el territorio de Ucrania, el mercado vivió movimientos cargados de significado técnico sobre zonas clave más allá del corto plazo: oro, plata, petróleo y renta variable vivieron movimiento de ida y vuelta que plantean un posible cambio de expectativas al menos en el corto plazo. La reacción zonas de soporte clave ha sido impresionante a uno y otro lado del Atlántico; así como en Japón.

En cierre semanal, el DAX40 ha roto sólo muy ligeramente su zona de soporte crítico, pero dejando una larga sombra en su vela (de tipo martillo. Esa pauta candlestick no es bajista. Como tampoco la del Stoxx600 -como siempre en versión total return-, que habría rebotado sobre zona de múltiples soportes, que van desde suelo de canal alcista principal hasta los niveles horizontales clave, pasando por la base de una bandera de corto plazo. La clavicular de un posible cabeza y hombro habría quedado a salvo en cierre semanal, replicando el movimiento de carios índices norteamericanos.

Mención aparte merece el IBEX35, negando en todo momento a los bajistas al no haber ni siquiera dilatado soportes clave en corto/medio plazo. No es menos desdeñable que el sector bancario, atípicamente alcista últimamente, se haya venido arriba desde su media de 200 sesiones.

La semana pasada, comentábamos que la media/avance descenso mandaba un mensaje positivo, pues se habían alcanzado niveles propios de un suelo de mercado en medio plazo. A ello cabía sumar una volatilidad que no ha acompañado a los osos con claridad en Wall Street, algo en lo que hemos hecho mucho hincapié desde Blackbird Broker durante la semana. En todo momento hemos tenido una volatilidad extrañamente en el caso del Nasdaq, precisamente la parte más castigada del mercado estos dos últimos meses.

De forma general, los principales índices norteamericanos vivieron una sesión de ida y vuelta sobre zonas clave en tendencia de corto/medio plazo. Soportes horizontales o descendentes, bases de canal o claviculares de posibles patrones de cabeza y hombros, dilatados o no intradiariamente, vieron amanecer velas potencialmente alcistas que ayer al cierre quedaban confirmadas.

La idea de un proceso lateral en lugar de uno bajista una vez alcanzada  zona de gran resistencia ascendente a largo plazo -el muro de acero- ha ganado algunos enteros más. Un doble suelo en el Russell2000 total return, para lo que deberemos superar su nivel de los 11.000 puntos, rubricaría esta idea de suelo potencial que ya defendíamos en la estrategia de semiconductores lanzada el pasado viernes…

BLACKBIRD BANK
operativa@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.