¡Al amparo de la put de la Fed!

«El mercado actual es casi una manía especulativa», Charlie Munger

Abril cierra las puertas al peor mes del NASDAQ100 desde octubre de 2008 y del SP500 desde marzo de 2020. ¡Ahí es nada! El desplome de Google y Amazon en la presentación de resultados del primer trimestre es un claro ejemplo de que la burbuja de la Reserva Federal (Fed) ¡al fin ha estallado! Como les he venido exponiendo durante los últimos meses, en Blackbird Broker hemos sido muy cautelosos a la hora de tomar posiciones, puesto que nuestra liquidez ha sido el santo y seña de nuestra estrategia, al amparo de una amplitud de mercado que ha ido deteriorándose gradualmente hasta presentar el peor aspecto que yo recuerde haber vivido.

Así hemos ido procediendo en la mesa de negociación de Blackbird, tomando posiciones cortas en el NASDAQ100, Amazon y en Google, y manteniendo un 50% de liquidez en nuestras carteras, algo que demuestra nuestra independencia y responsabilidad como grupo ante la vorágine especulativa que tiene visos ya de haberse convertido en manía. Y ahí nos encontramos las consecuencias creadas por la impresora ilimitada de los bancos centrales señores. El autoconvencimiento de que mi querido Mr. Market nunca cae es lo más parecido a lo que algunos se tragaron en 2007 con respecto del ladrillo español. Y es que el principio elemental de toda burbuja ¡es su propia y absoluta negación!

Las bolsas han sufrido un shock de demanda provocado por los excesos monetarios de una Fed que ha apuntalado el ciclo regalando dinero, y ya se sabe aquello de que las cosas que vienen de gratis, no tienen en absoluto valor. Y ahora que el ciclo ha logrado al fin expandir el exceso monetario fuera de los mercados especulativos, la inflación se ha desbocado como un auténtico tsunami que ningún dique logra contener. Bajo este escenario las miserias salen a relucir, provocando que nos acordemos del maestro Warren Buffet cuando en 2007 nos deleitaba con aquello de que cuando baja la marea, podemos ver quién se baña desnudo…

Y si me preguntaran por el motivo que me lleva a apreciar una manía especulativa en el mercado, es precisamente por la nula percepción del riesgo. Como les comentaba, el mercado se ha autoconvencido de que las bolsas nunca caen, incluso sacando a relucir una auténtica barbaridad: ¡la put de la Fed!

Esta es una creencia instaurada en Wall Street por Alan Greenspan que de alguna manera defendió al mercado en cada evento de volatilidad. Bien, les explico. Digamos que la Fed se pone corto de una opción put regalando sin prima la opción a vender activos de Renta Variable cuando las bolsas caen más de un 20%. Cuando hay pánico, la Fed se saca de la chistera una bajada de tipos que permite el baile monetario de los activos libres de riesgo hacia la Renta Variable, frenando así la volatilidad. Este peligroso juego se ha convertido en toda una espada de Damocles, obligando a que el efecto bola de nieve se haya convertido, ¡mucho ojo! en un problema de 10 trillones de dólares.

Así que si la Fed quiere tener un dique de contención al tsunami de ventas que pueden venir de Wall Street, está obligada a reducir el balance y subir tipos de manera agresiva, algo que como les explicaba la semana pasada, está ya en boca de Bullard. Así que dudo que la put de la Fed vaya más allá de los mercados de crédito por más que duela a aquellos que han hecho de las SPAC, del venture capital, de las criptodivisas, las acciones MEME y los Brokers Robinhood de turno, su forma de vida al calor de uno de los mercados más irracionales de toda la historia.

¿Y qué hay de malo en ello me preguntarán? Pues en parte todo, puesto que cuando lo absurdo pesa más que lo correcto, tenemos un problema ¡y gordo! Así lo vemos con el ocaso en bolsa de Robinhood (-88%) por ejemplo, uno de los brókers que presume de ofrecer comisiones gratuitas a unos ilusos operadores que ni se enteran de lo que están pagando. Y es que el tradicional “rajón” que venían usando los bancos de inversión en el mercado de Renta Fija es ahora el súper “must” de las APP de intermediación, ofreciendo la posibilidad de ganarse la vida fácilmente a cambio de un precio superior al de mercado y ganando dinero sin riesgo a través de un spread tres veces más caro que una comisión. ¡Qué atrevida y peligrosa es la ignorancia!

Por ende, ¿es el mercado actual una manía especulativa? Rotundamente, sí. Y si bien no puedo afirmar con certeza si estamos cerca del fin de las caídas, lo único que sé es que los indicadores que nos llevaron a refugiarnos en liquidez, cíclicas y posiciones cortas no han hecho más que empeorar queridos míos. Así que viendo además como los grandes elefantes del mercado han roto soportes este mes de abril, me atrevería a decir que rebotes al margen, Wall Street podría darnos unos de los sustos u oportunidades, según tu lado, más grandes de su historia. Si hay algo que tengo claro, es que si la mayor manía especulativa de la historia ha estallado, el dolor intrínseco en ello, no ha hecho más que comenzar. Les invito a hacer sus apuestas caballeros, y acompañarme allí donde cuando la ignorancia habla, la inteligencia calla.

Gisela Turazzini, Blackbird Bank Owner Founder CEO.

BLACKBIRD BANK
info@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.