¡El casino se llama Wall Street!

«La intuición es un spoiler».

Malcom Gladwell desarrolló una maravillosa teoría acerca de la intuición que va más allá de un simple fenómeno trivial que pueda derivarse bajo cierta arrogancia hacia un sesgo predictivo. Sin embargo, lejos de eso, la inteligencia intuitiva se fundamenta por tomar consciencia de la información disponible y utilizarla de manera adecuada para alcanzar nuestros objetivos personales. De alguna manera, dicha inteligencia intuitiva es la capacidad de aprender habilidades complejas para poder resolver problemas de manera inconsciente, a través de la experiencia. Sin duda un Trader experimentado tiene el don de la intuición, especialmente tras tener varios mercados bajistas a sus espaldas y saber de buena tinta cómo se las gasta Mr. Market cuando decide arrebatarnos todo lo que nos ha dado.

De alguna manera la rotación cíclica que he venido exponiendo durante los últimos meses se ha completado primero con el aplanamiento de la curva de tipos de interés y con un mercado bajista en la deuda de largo plazo. Este hecho suele sucederse debido al ajuste en la preferencia de los inversores hacia la rentabilidad de los bonos de corto plazo, hecho que provoca un mayor coste de financiación para empresas y consumidores. A su vez, los tipos suben por un incremento en la inflación, y claro, este cóctel acaba afectando a los beneficios y expectativas de las empresas, las cuales tumban las bolsas. Alrededor de 6 meses después de que las bolsas marquen un mercado bajista, suele producirse un colapso en los mercados de commodities, algo que se explica debido a que la inflación termina por contenerse por un menor consumo e inversión.

Este hecho que les comento se ha completado con un giro primario de mercado, que esta última semana se concluye dejando en el horizonte un atisbo muy serio de dudas. ¿Es suficiente la caída del Dow Jones para considerar a todos los efectos un mercado bajista confirmado?, ¿es significativa la divergencia entre la Bolsa europea y la Bolsa americana? Este superfluo alivio para los alcistas es, bajo mi preciada intuición, un argumento deleznable a la vez que pernicioso. La negación de la evidencia es el primer indicio de que algo va mal en el mercado, siempre sucede antes de entrar en la verdadera fase de dolor y arrepentimiento, ¡eso sí!, tras vivir con cierto alivio y esperanza el primer rebote del mercado bajista. Cierto es que actualmente los indicadores de pesimismo de mercado cotizan en extremos pocas veces vistos, pero lo cierto es que un mercado bajista se alimenta de miedo y un rebote no es más que un componente de la formación bajista.

Y sí, en Blackbird hemos cerrado cortos operativos para tratar de buscar posiciones alcistas tácticas en rebote en lo que podría ser una subida incluso de hasta un 20% en el Nasdaq100 antes de continuar con el proceso bajista venidero. Francamente, aún me sorprendo de que haya cosas que no dejan de sorprenderme, como ese miedo que empieza a asomar la cabecita en el mercado de unas criptodivisas que han hecho ricos de manera ilusoria a muchos y de manera afortunada a pocos. O esos excesos que han convertido a Wall Street en un auténtico y lujurioso casino.

Y no solamente en el mercado de criptos estamos viendo un saneamiento, sino lo que es peor, ver cómo cotizan en el mercado ETF apalancados por tres que apuestan por ejemplo a la subida de Netflix y Paypal ¡me alucina! Ambos valores castigados de manera extrema con ajustes que superan ya el 70% como consecuencia de ello. Y créanme, es lógico que esto suceda, pero ¿qué podemos esperar si encima de la cotización de una compañía se crea un Fondo apalancado por tres que ‘apuesta’ simplemente a la continuación alcista de la tendencia de un solo valor? Ahí es nada señores; ¡welcome to the jungle! y creíamos que ya vivíamos en ella… ¿eh? Confíen en mí cuando les digo que los derivados como auténticas armas de destrucción masiva financiera que son, están detonando al mercado.

Y es que el principal problema que nos encontramos en un mercado bajista es la adicción a la tendencia del entorno, que seguirá insistiendo en el mercado alcista en cada uno de los rebotes, sin comprender ni un poco que todos los mercados bajistas transcurren entre la negación, la ansiedad, el miedo, la parálisis y la capitulación. Y mucho me temo que la fase de negación es simplemente lo que acaba de comenzar queridos míos. Como les decía, la intuición es esencial para un Trader profesional ante estos convulsos momentos, puesto que la experiencia es sin duda una fabulosa arma analítica que no deberíamos desdeñar jamás.

Por ello, lamento decirles que intuyo que al mercado le falta todavía mucho, pero que mucho dolor para sanear sus excesos, unos excesos que alimentados por la convicción de elementos tan absurdos como justificar las criptomonedas y su idiosincrasia meramente por el frenesí comprador, y a su vez hacerlo con súper compañías que como Tesla viven refugiados por un superhéroe más propio de Marvel que de la vida real. Como dice el dicho; con el viento se limpia el trigo, y los vicios con el castigo. Un castigo que simplemente acaba de comenzar y que permitirá a todos aquellos que hemos sabido inteligentemente vivir al margen de esta burbuja, una nueva oportunidad de brillar al calor de la sensatez, algo que créanme será suficiente para sacarle tajada, y no poca, al tsunami bursátil que se nos viene encima. Empiezan a gustarme los spoilers, ¿y a ti?

Blackbird
marketing@blackbird.es
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.