He hablado de Europa como un mercado muy dañado en tendencia. Salvo el OMX de Oslo, un índice dominado por compañías ligadas al sector de materias primas, no hay nada que se haya mantenido sobre sus niveles de soporte clave. Ni el de Estocolmo, ni el de Copenhague, ni el SMI suizo… Los patrones de cambio de tendencia en corto/medio plazo están por todas partes. La historia es distinta en Wall Street. Al menos por el momento.

Semana de dolor para la renta variable, con especial énfasis en los mercados de Europa. Las esperanzadoras velas de la semana previa, con un cierre mensual claramente alejado de los peores momentos de febrero, no frenaron a los osos. Europa se enfrentó, inmediatamente, a un nuevo e impresionante ataque bajista desde el siguiente acto. El día 1 de marzo fue duro, aunque lo más impactante iba a vivirse a finales de semana, con un viernes de impresionante dolor.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.