Me preguntaba la semana pasada si era posible una pausa con el Dow Jones Industrial al alza. Era evidente que no estábamos a la vista de una corrección. Y el contraataque comprador ha sido demoledor para los osos: nuevos altos históricos en las versiones total return de muchos índices europeos -sí, el IBEX35 también está en máximos históricos aunque el pueblo no se entere de ello para mayor gloria de los los que fabrican productos “garantizados”- y máximos crecientes para muchos índices norteamericanos, la mayoría de los cuales se van acercando a los suyos.

Perfecto contraataque alcista en Europa, que de un golpe alejo a los índices de sus soportes. En ningún momento los precios se atrevieron a perforarlos, y eso es lo mismo que decir que la tendencia que dirige al mercado desde los mínimos de 2022 ha mandado en todo momento. Tampoco hemos tenido superación de máximos previos, pero la inquietud en el viejo continente habría cambiado de bando y ahora es el oso el que teme la cornada.

Fuerte corrección semanal para las bolsas europeas, que de modo general lleva en lateral desde primeros de abril mientras Wall Street recupera parte del terreno perdido durante los meses previos. El patrón envolvente semanal del EuroStoxx50 resulta inquietante. La reacción sobre la zona de soporte que se vivió el viernes, de momento, parece poco contundente como para hablar de un contraataque.

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.